Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Mar Oct 02, 2012 4:12 pm.
Últimos temas
» Mistbrow University [Afiliación Élite Denegada]
Dom Mayo 04, 2014 11:20 am por Invitado

» Aresto Momentum-HP anime- {Confirmación Normal}
Sáb Abr 26, 2014 11:44 pm por Skylar L. Lestrange

» Magic Never Dies (Elite)
Vie Mayo 24, 2013 8:33 pm por Invitado

» Sobre el diseño
Miér Abr 24, 2013 10:01 am por Invitado

» Chicago Hope {Muchos cannons libres} | Afiliacion normal
Vie Mar 22, 2013 6:31 pm por Invitado

» Age of Empires and Arts [Confirmación Élite]
Dom Mar 17, 2013 7:39 pm por Invitado

» Isobelle T.Von Nysrogh
Jue Mar 07, 2013 10:02 pm por Invitado

» Yale university+18 [cruelintentions2.0] tumblr promocional.
Mar Mar 05, 2013 9:30 pm por Invitado

» Yekaterina Sergeyevna
Lun Mar 04, 2013 2:10 pm por Invitado

» Aqui Arrats...Azazel
Lun Mar 04, 2013 2:10 pm por Invitado

» Registro de Avatar
Lun Mar 04, 2013 2:08 pm por Invitado

» Nectere Passus {Normal}
Lun Mar 04, 2013 1:58 am por Invitado


























GRYFFINDOR
• 0000 •

SLYTHERIN
• 0000 •

RAVENCLAW
• 0000 •

HUFFLEPUFF
• 0000 •
Mejores posteadores
principe Sharok Black (197)
 
Irina Klaus (22)
 
Skylar L. Lestrange (12)
 
Reb McCaslin (1)
 

  • Casas de Hogwarts:
  • Gryffindor
  • Ravenclaw
  • Hufflepuff
  • Slytherin

Bienvenido a Lalalandia, el pais de los que se pierden (tema libre) "Aviso importante... tienes que estar muy loco para entrar, todo lo que pase, queda bajo tu unica responsabilidad"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bienvenido a Lalalandia, el pais de los que se pierden (tema libre) "Aviso importante... tienes que estar muy loco para entrar, todo lo que pase, queda bajo tu unica responsabilidad"

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 17, 2012 7:22 am

Estaba investigando la castillo, recorriendo los distintos pasillos asegurandome asi que todo estubiera en orden como solia ser mi costumbre.
Me fascinaba la gran variedad de rincones y pasadizos secretos por descubrir que aun me quedaban. Gire en una esquina avanzando despacio mientras pensaba en mis cosas, cuando al levantar la vista tenia ante mi una enorme puerta que habia salido de la nada, fue cuando me di cuenta, que no podia ser otra cosa que la entrada a la tan famosa sala de los menesteres.

Me di la vuelta para ver si habia alguien mas y lo que vi me dejo helado en el sitio... estaba entre 4 paredes y en cada una de ellas, estaba la misma puerta que habia aparecido ante mi segundos antes. Estaba encerrado y no sabia como narices habia llegado a ese estado, no habia escaleras, ni mas puertas que la entrada a la sala de los menesteres. Saque mi varita y lance unos hechizos que en teoria harian estallar el muro, abriendo una salida pero... para mi sorpresa, no le hizo ni un rasguño. Me acerque a mirar mas de cerca, comprobando que mis hechizos no le habian hecho ni tan siquiera unos leves arañazos.No podia ser, es que acaso me estaba volviendo loco? acaso, habia tomado esencia de locura con el desayuno y no me habia dado cuenta? eso solo podia ser la broma de alguien, pero en ese caso, podia jurar que era una broma de muy mal gusto y cuando descubriera quien era el culpable... por Merlin que me lo pagaria bien caro.

La cosa, cada vez se ponia peor, una niebla comenzo a salir de debajo de la puerta,
llenando el lugar. Todo a mi alrededor, parecia fundirse, como si se estuviera derritiendo. Di unos pasos hacia atras, apoyandome en una de las paredes, que parecia ser de chicle, todo a mi alrededor se desmoronaba poco a poco mientras una de las puertas se abria lentamente siendo asi la unica opcion de salida que tenia en ese momento, por lo que no me quedo mas remedio que lanzarme a su interior sin pensarmelo dos veces. Pasaron tan solo unos minutos hasta que la puerta se cerro detras mio y cuando me pude incorporar, la sangre se congelo en mis venas al contemplar el panorama que tenia delante mio.

Pestañee varias veces, frotandome los ojos, me pellizque por si acaso estaba soñando pero no, eso dolia, por lo que no era un sueño. Estaba en lo que parecia ser maldito desierto, no habia nada mirara hacia donde mirara, por si fuera poco, corria un fuerte viento que levantaba el polvo haciendo una cortina de arena que me obligaba a tener los ojos semicerrados. No habia nada, ni un maldito ser vivo al que preguntar donde estaba. grite pidiendo ayuda y mi unica respuesta, fue un pequeño brote que aparecio a mis pies seguido de otro y otro mas. Llegue a contar diez brotes, que crecian y crecian, convirtiendose en una extrañas flores, de color rojo fuerte, pero lo mas curioso, es que... justo en el centro se le veian como unos ojos amarillos y lo que parecia ser una especie de boca. No podia ser, me estaba volviendo loco...
flores con ojos y boca?

Vale prince, calmate, eso no es tan extraño despues de todo... acaso no gritan y lloran las mandragoras cuando las sacas de su maceta? Has visto peores cosas que eso.


Una vez llegaron a una altura de un metro mas o menos, sacaron las raices de tierra, formando una especie de piernas y haciendo un circulo rodeandome, bailando en circulos a mi alrededor.
Me rei como un loco, de hecho, creo que me estaba volviendo uno, saque mi
varita y comence a lanzar hechizos a las flores, viendo como se convertian en polvo, pero ahi fue cuando comenzo lo peor, por cada flor que destruia, nacian dos. Unos minutos y varios hechizos, bastaron para que estuviera rodeado de un ejercito de flores. Una de ellas se me acerco y me hablo con una voz dulce y juvenil.

- No nos ataques, no queremos hacerte daño. Solo estamos dandote la bienvenida a nuestro mundo, estas en Lalalandia, pais de los que se pierden

- Pais?...PAIS?? no me jodas, esto es un pais? pero si no hay nada, es un maldito
desierto y vosotras... vosotras sois... sois...

- Somos flores, si, las encargadas de recibir a los nuevos habitantes y si que hay, si
te das la vuelta, veras todo lo que tienes a tu disposicion.


Me gire y el espectaculo mas rocambolesco dio comienzo frente a mis ojos, el polvo del camino, se levanto arremolinandose para crear unas losas que caian formando un camino de piedra que se perdia en el horizonte. Las plantas iban correteando en fila por los laterales, plantando una especie de semillas de las cuales, iban creciendo poco a poco unas casas, chalets, algun edificio que no superaba las tres plantas de altura.
Las casas eran de lo mas curioso, miles de colores, extrañas formas, una redonda, la otra en forma de piramide, incluso habia una que tenia forma de piña. Una de las casas, estaba del reves, el techo clavado en el suelo y la puerta de entrada quedaba como a unos 15 metros de altura. Una de las flores se acerco a la que estaba sembrando ese lateral y le dio un zape que la volteo un par de veces en el aire antes de caer al suelo, regañandole por haber plantado una casa del reves. se acerco a la casa y le escupio una especie de esporas que hizo que se desvaneciera, para plantar una nueva semilla que esta vez, si crecio como debia, haciendo que un enorme caseron ocupara el hueco libre.

La que parecia la lider, que precisamente era la que habia regañado a la otra flor que habia causado el pequeño desastre, se acerco a donde yo estaba y tras pedirme disculpas por el pequeño incidente... clavo un cartel en el suelo y haciendo un saludo
militar, se convirtio en polvo a mis pies, desapareciendo.
Mire lo que ponia el cartel y una sonrisa se dibujo en mi rostro al leer lo que habia escrito...






Hacia nuestra reina
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenido a Lalalandia, el pais de los que se pierden (tema libre) "Aviso importante... tienes que estar muy loco para entrar, todo lo que pase, queda bajo tu unica responsabilidad"

Mensaje por Invitado el Dom Nov 18, 2012 2:27 am

Caminando hacia lo de Sharok, siguiendo las estrictas especificaciones en la dirección - y realmente me parecían un tanto absurdas, porque bien podía tan solo aparecerme en el sitio- llegué hacia una parte de la ciudad que no conocía, así que no tenia de otra que tratar de ubicarme, el mapa indicaba que debía ir hasta la esquina y luego doblar hacia la derecha, pero vi un parque, en realidad era un patio baldío con unas llantas colgando de los arboles y otras cosas que podrían llamarse juegos infantiles rudimentarios, algo muy extraño de encontrar, así que pensé ¿Porque caminar tanto si igual tengo que pasar por el frente? y entonces decidí atravesar el patio, el primer error en una enorme lista.

El sitio lucia algo descuidado ¿como los padres pueden traer a sus hijos a un sitio en que cualquier animal podría esconderse en los matorrales de basura? serpientes, alacranes, tarántulas, muggles idiotas! , al entrar al terreno calcule una extensión de 20 metros, pero por mas que avanzaba no parecía disminuir la distancia entre la calle y yo, quizás no debí tomar esa copa en la mañana, alcé la vista, el sol aun brillaba en lo alto, mi piel se encontraba a salvo debajo de una espesa capa de protector solar y las copas de los arboles también ayudaban, dejando de un lado que parecía que nunca saldría de este sitio y bien, en realidad no estoy muy segura de que eso se cumpla, todo estaba en orden ...por el momento.

-Yeka....Yeka - escuche mi nombre ser nombrado por unas voces "infantiles " me giré para ver quien me llamaba, pero me sorprendí de no ver a nadie, ¿sería algún demonio que jugaba conmigo a plena luz del día? Será un dementor?, no, imposible a plena luz del día...verdad?, seguí avanzando incrementando la velocidad de mis pasos, mi mano se mantuvo cerca de la empuñadura de cristal de mi espada, pero las voces regresaron rodeándome - Yeka,Yeka, ven a jugar con nosotras - continué escuchando... - Por un... ¿que raayos es esto? Muestrate!, te ordeno que te muestres! - pero su llamado "Yeka, Ven, si, ven con nosotras" continuó , corrí para escapar de ese sitio, pero nunca me encontraba cerca de la calle, el pasto creció con estrépito y se convirtió en una especie de dedos viscosos danzando al aire, corte los que me rodeaban con la espada, pero crecían nuevamente, lance un par de hechizos, si corriendo no lograba salir, lo haría usando mi magia, de un impulso me mantuve unos segundos encima de esas cosas extrañas, algo ocurría aquí, aunque no sabia que era, entonces note que los dedos se estiraban intentando atrapar mis pies y jalarme hacia el suelo, bien tendría que ver este sitio desde mas arriba, pero los dedos crecían a la misma velocidad con la cual yo me alzaba, pronto me habían sobrepasado y se convirtieron en una gran mano que me capturó, intente luchar golpeando la espada que había formado, usé mi patronus también contra las paredes de la mano-prisión pero todo fue en vano, caí en la oscuridad.

Me desperté con la calidez de los rayos del sol sobre mi rostro, un aroma dulce fue percibido por mi nariz, mi cama se sentía mas acolchonadita de lo normal,recalcó que sentía mi cama por lo cómodo que este sitio era, suave y cálido, abrí los ojos lentamente, despertando de mi pesadilla, después de tomar un baño, llamaría a mi hermano contándosela, seguro reiría de mi por semanas.- ¡Que suave! - exclamé sintiendo la superficie a mi alrededor, aunque mis sabanas no eran amarillas ni peluditas, tampoco tenían pétalos amarillos - Esto...¿Esto es una flor? - me pregunté y la flor se sacudió , alce el vuelo y pude ver como el girasol se sacudía como quitándose el polvo y una risita estalló, ¿provenía de la flor?,dios, seguía dormida o ese trago tenia algo, o la tercera opción y que tampoco me agradaba, era que estaba volviéndome loca, quien me había lanzado un hechizo de locura? o que jodido había tomado? recordé que solo un poco de jugo y unas tostadas fueron mi desayuno por la mañana, jodido, esta era una broma de mi hermano? que maldito alucinógeno habían echado a mi comida?

¡¡yeka, yeka!! juega con nosotras ¿si?-

¿ Wtf? ¿Quii...quien me habla? - muchas voces me llamaban y reían - ¿Donde estoy? estoy soñando, eso o me he vuelto loca - pero el campo de girasoles seguía riendo y llamándome, esto sobrepasaba mis limites, me aleje de ahí y observe que todo era demasiado...grande, llegué a un pequeño charco y decidí bajar a refrescar mi rostro, mi reflejo era tan perturbador como las voces chillonas de las flores llamándome, ok, no es que fuese la primera vez que veia cosas extrañas, por favor!! la magia siempre nos sorprende, pero esto era algo mas allá de lo corriente.

¿Eh? - mi quijada se desencajo por el asombro, mis ojos parecían querer salir de sus órbitas, verde que te quiero verde, un diminuto trajecito verde cubría apenas lo mas importante de mi cuerpo, unas sandalias doradas que no reconocía y lo que me dejó en shock...unas alas habían aparecido, unas muy bellas si, pero yo con alas? de un verde mas opaco, hasta mi cabello traía un lacito verde- Soy un maldito duende!! bueno los duendes no tienen alas, soy un...¿Hada? ,¡¡ nooooooooo soy campanita!! - chillé y constate que en un bolsito que colgaba del vestido, traía una pequeña varita - jaja, no mas faltaba esto, quiero despertar, quiero despertar.

zummm zummm Ezzzztazzz en Lalalandia zummm yekaazzz- dijo una abeja zumbando a mi alrededor - el paizzz de lozzz que zeeemmm pierden.

Genial! - bufé- ahora los animales también me hablan y saben mi nombre.

Mazz zorprende que hablezz tú - jaja muy graciosa la abejita, la mire tratando de controlarme, pues yo no sabia nada de este sitio, busque mi varita y me sorprendí de no encontrarla, por un condenado demonio! - La ciudad zemm encuentra adelante ¿Quierezz que te llevé? .

Si!! por favor, me encantaría conocer la ciudad - dije siguiendo la corriente, si estaba dormida tendría que encontrar un modo de despertar y si estaba alucinando, igual tendría que encontrar algo que me convenciera de que todo esto era parte de mi mente, nada podía ser real, me subí al lomo de la abeja y entre sus zumbidos llegamos rápidamente a la ciudad, o una especie de ciudad, mientras tanto intentaba recordar que había ingerido o si alguien se había cruzado conmigo, lo mas probable es que esto fuese un encantamiento y ya me encargaría del autor de este.

- Llegamozz, aquí te dejaré, sigue el camino de piedras amarillas, no sigas el camino rojo - momento, eso no lo había leído en algún sitio? baje la vista para revisar que mis sandalias continuaran y no fuesen unos zapatos rojos, pero no, ahí seguían mis sandalias, baje agradeciéndole a la abeja, cuyo pelaje se veía mas naranja al sol, me giré tras sacudir el polen de mi falda y avance, todo era tan enorme, solo lograba ver los techos de las "casas" por encima del pasto, me subí en un hongo y pude ver mejor el paisaje, zapatos, paletas de colores, conos, una casa en forma de triangulo, otra con forma de canoa , todas eran tan extrañas, incluso el gran reloj de la plaza parecía sacado del "grito" en mi opinión la obra magistral de Salvador Dalí, también vi "plantas" extendiendo semillas y de estas surgían nuevas casas y objetos, un liquido similar a helado derretido color rosa era lo que hacia crecer las viviendas, o quizás era chicle - ¿En que sitio me he metido señor? - suspire.

Una hilada de hormigas que caminaban en sus patas traseras y vestían un uniforme rojo militar, que evocaba al famoso ejercito rojo ruso, se acercaron hasta donde yo me encontraba y tras saludar de forma militar, con una trompeta un cabo anuncio que su capitán hablaría

- Identifíquese soldado...- le miré atónita

- ¿Yo?
-pregunté aun desconcertada.

Si , usted, identifíquese. - su tono era muy hostil, aunque no me intimidaban...todo ya era muy loco como para tener miedo, que perdía con hacerme la fuerte?

Mmmm Yekaterina Sergeyevna- respondí

La reina esta esperándola - ¿cual reina? pensé, joder, ¿me iban a cortar la cabeza? reí un poco ante esta idea, aunque era mejor no descartar nada, este mundo loco ya me había dado unas cuantas sorpresas, mejor no atentar con mi suerte. - Bien, díganme por donde y les sigo - que mas daba, ya estaba todo mal, esperaba que no empeoraba, tenia que seguir igual, en algún momento el encantamiento acabaría o yo despertaría de este maldito sueño.

El ejercitó rojo avanzaba muy rápido y solo pude seguirlas el paso volando, así es como vi a un ser que se me hacia muy familiar, solo que era enorme, demasiado.

¿Sharok? - ¿que hacía mi hermano en este sitio?, si es que todo esto era real,mi hermano era grande, demasiado, lo cual me llevo a pensar, en que yo era la que había disminuido su tamaño,si, hormigas de mi altura, yo era quien me había empequeñecido... me acerque a la alta figura, dejando atrás a mis escoltas Hormigas, me senté sobre cartel, tratando de llamar la atención de mi hermano - ¡¡¡Sharok!!!- ellos tan entretenidos conversaban, que mi voz no llegaba hasta sus oídos, molesta con mi hermano, volé hasta su hombro y le grité en el oído - SHAROK! ACHERON!!- esperaba que mi grito no dañara su tímpano, pero ya tenia demasiado trabajo intentando hacerme escuchar, como para medir la intensidad de mis gritos.

Mírame, mírame!! - revoloteé delante de su rostro - Soy kate, soy kate...una especie de campanita, pero soy yo, al llegar aquí me hice chiquita, y las hormigas me llevan a ver a la reina ¿tu conoces a la reina? -continué gritando, pero él parecía no escuchar.

Oye tú tarado!! no me escuchas??? - me acerque a su nuca y le patee, si, con todas mis fuerzas y el amor de hermana que poseía, bueno alguna reacción tendría que tener a esto, maldición odiaba ser una especie de pulga, remedo de hada, al menos no me había convertido en un ser horrible.

Maldito mundo ....aunque acostumbrada a la magia, no debería salir de mis casillas...tanto puede ocurrir en mi mundo y seguía discutiendo contra lo que estaba ocurriendo, si mejoraba no lo sabia, si esto era una realidad tampoco, pero lo único de lo que estaba segura, era que si mi hermano no me escuchaba, yo iba a reventar sus tímpanos de ser posible para que escuchara mis gritos.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.